Cirugía ortognática

Cuando las estructuras maxilares presentan problemas relacionados con la deformación, tamaño o posición podemos recurrir a la cirugía ortognática para solucionar estas deformidades mediante procedimientos quirúrgicos.

Con este tipo de cirugía podremos corregir problemas de tipo estético y funcional de manera muy satisfactoria. En muchas ocasiones, el paciente desconoce las posibilidades de solucionar su problema con este procedimiento, por lo que es muy posible que piense que su problemática no tiene solución.

La cirugía ortognática se podrá realizar desde edades tempranas para corregir a niños o adolescentes problemas derivados de traumas o problemas congénitos, hasta personas adultas con problemas de mordida abierta, prognatismo o retrognatismo.

En ocasiones, en niños con una distorsión severa del crecimiento, se optará por un seguimiento en su desarrollo, antes de optar directamente por la cirugía, ya que se contemplará realizar este tratamiento cuando haya alcanzado el pico de crecimiento. Según qué casos y gravedad de los mismos, este práctica se podría adelantar aunque el adolescente no hubiese alcanzado la plenitud en su desarrollo. Para determinar en qué “edad ósea” se encuentra el paciente se hará una prueba radiográfica denominada carpograma, con la cual podremos preparar el caso corréctamente. En muchas ocasiones hacer un tratamiento de ortodoncia como preparación a la cirugía ortognática, nos ayudará a que ésta sea menos traumática y el caso más sencillo de solucionar.

La mayoría de las intervenciones de este tipo se dan entre los 18 y 60 años aunque es necesario un estudio completo para evaluar la situación y problemática de cada paciente.

Como siempre indicamos, ponerse en manos de un buen especialista es fundamental para que el paciente tenga confianza en que su problema tiene solución y de esta manera poder realizarse este tratamiento con todas las garantías posibles.