Los problemas más frecuentes en la boca

Los problemas más frecuentes en la boca

A diario en la consulta dental nos encontramos con multitud de problemas y situaciones clínicas a tratar, pero ¿cuáles son los problemas más frecuentes que nos encontramos en la clínica dental?

1) Caries.

Las caries son, sin duda, la principal causa de consulta y diagnóstico en la clínica dental. Pueden manifestarse con cambios de color en los dientes, fracturas parciales o totales del tejido dental y en los casos más avanzados dolor. La causa más frecuente es la mala higiene y los tratamientos variarán segun la extensión de la misma.

2) Problemas de encías.

Mal aliento, sangrado o inflamación en las encías, alteración o destrucción de los tejidos que soportan a los dientes son algunos de los síntomas que presentan este tipo de pacientes cuando hay una alteración en esta zona. La causa es la mala higiene bucal y suele estar relacionada con la presencia de caries. En su fase inicial este problema es fácilmente controlable y reversible. En estadíos más avanzados su curación es posible que requiera tratamiento quirúrgico.

3) Maloclusión.

El hecho de que los dientes de arriba no encajen con los de abajo correctamente puede acarrear diferentes problemas que se manifestarán con el paso de los años. Problemas articulares o musculares son algunas de las manifestiones que pueden darse si se tiene una maloclusión. Este problema aparece normalmente por causas genéticas o hábitos adquiridos desde pequeño.

4) Halitosis (mal aliento).

El mal aliento se produce, en la mayoría de casos, por una falta de higiene. Una higiene meticulosa por parte del paciente en casa y tartrectomías periódicas (eliminación de placa y sarro), evitarán este tipo de problemas.

5) Bruxismo (rechinar los dientes).

El estrés es la principal causa por la que apretamos los dientes. Un estado de ansiedad o nerviosismo puede desencadenar este tipo de poblemas. En menor parte los factores genéticos también influyen. Esta patología puede acarrear problemas musculares, no sólo en la zona relacionada con la boca, si no también en cuello o espalda, además del desgaste progresivo de los dientes. El uso de relajantes musculares, férulas de descarga e incluso fisioterapia en la zona afectada harán que este problema se minimice.