3 motivos para llevar carillas dentales

carillas-dentales

Dentro de los tratamientos de estética dental existentes, están incluidas las carillas dentales. Es una de las técnicas más efectivas para mejorar la sonrisa del paciente. Podemos encontrar carillas dentales fabricadas en composite o porcelana. Entre los motivos de su uso, destacamos los siguientes:

Malposición dentaria. Las carillas pueden cubrir el diente del paciente que sufre una malposición y que, a consecuencia, está provocando el afeamiento de la sonrisa.

Roturas parciales de los dientes. En caso de que exista una rotura parcial en alguno de los dientes, se realizar el tratamiento con carillas dentales para rellenar el hueco de dicha rotura y que el diente vuelve a tener su aspecto inicial.

Decoloración dental. Si en uno de nuestros dientes hay manchas debido a la tinción dental que producen algunos alimentos como el te o el café o su color en general se ha ensombrecido, una de las funciones de las carillas dentales es recuperar su color natural.

Antes de iniciar el tratamiento de estética dental, es importante realizar un diagnóstico del motivo del color pardusco que puede presentar el diente, ya que en ocasiones, dicho motivo es debido a la inflamación de la pulpa dental. En este caso, el diente se ve afectado en su interior y será necesario realizar una endodoncia como paso previo.

El proceso de colocación de la carilla dental es rápido ya que las resinas utilizadas se enganchan perfectamente a la superficie del diente.  Además, el proceso de colocación es mínimamente invasivo por lo que el paciente no sufrirá casi ninguna molestia.

Si al paciente se le coloca una carilla de compositve, este deberá visitar en varias ocasiones al especialista, ya que el composite necesita cierto mantenimiento. Al ser un material poroso, con el tiempo pierde su brillo y es necesario puliar de manera periódica la carilla o carillas.

En cambio, las carillas de porcelana se fabrican a partir de unos laminados cerámicos y tienen la característica de ser muy versátiles ya que pueden cambiar de forma y tamaño para adaptarse correctamente a la superficie del diente.

Además, son el tipo de carillas que mejoran el color natural de los dientes. El tratamiento con carillas de porcelana es irreversible y en caso de rotura, es necesario fabricar de nuevo la carilla por completo.

La elección del material vendrá dado siempre por el consejo del dentista aunque con las carillas dentales de porcelana se consigue una estética dental perfecta.

Las carillas dentales de porcelana pueden permanecer en nuestra boca unos 12 años. Aún así, no todos los pacientes pueden realizar el tratamiento con carillas dentales porque si existe un apiñamiento severo o defectos en relación a las arcadas dentarias, puede ser contradictorio realizar el tratamiento.