Blanqueamiento interno

Blanqueamiento interno

El blanqueamiento dental interno es una opción de tratamiento que usamos para solucionar casos en los que un diente no vital ha sufrido variaciones de color. Estas variaciones se presentan como decoloraciones oscuras, producidas por endodoncias, muerte pulpar (del nervio) o residuos de tejido dentino-pulpar dentro del conducto dentario.


Este oscurecimiento del diente es debido a la necrosis de los residuos mencionados anteriormente. Al necrosarse van tiñiendo el diente de dentro hacia fuera. Por ello, un blanqueamiento convencional no nos ayudará a devolverle la tonalidad al diente dañado, tendremos que usar un blanqueamiento interno para aclarar las paredes de la pieza afectada.

El material usado para este tipo de blanqueamiento es similar al que usamos para el tratamiento convencional. Aplicaremos gel de peróxido dentro de la corona afectada en las concentraciones estimadas y terminaremos con un blanqueamiento externo.

Las ventajas del blanqueamiento interno son las siguientes:

1) Permite blanquear aquellas piezas que han sido tratadas con una endodoncia y que han oscurecido por dicho tratamiento.

2) Con esta técnica, el blanqueamiento externo será mucho más efectivo.

Sin embargo también encontramos numerosos inconventientes a tener en cuenta.

1) Es un tratamiento que requiere varios días, ya que el material blanqueador ha de actuar al menos una semana dentro de la cavidad. Pasado este tiempo se eliminará y se volverá a aplicar hasta conseguir el efecto deseado.

2) El gel blanqueador reduce la adhesión en el esmalte por lo que en el caso de tener que realizar alguna restauración en la misma zona, deberemos esperar a finalizar el tratamiento.

3) En muchas ocasiones es necesario realizar un blanqueamiento externo para lograr un resultado óptimo.

Deberemos llevar cuidado y no usar este blanqueamiento interno en pacientes embarazadas y lactantes, menores de 12 años, alérgicos al peróxido o con presencia de hipersensibilidad y dientes con exposición radicular.