¿Por qué los dientes se ponen amarillos o grises?

El Dr. Mariano Sanz, director médico de la Clínica Sanzmar de Madrid nos explica en este vídeo el motivo por el cuál nuestros dientes pueden sufrir alteraciones en su color y cambiar el color blanco natural por el amarillo o gris.

Que el diente presente tonalidades amarillas o parduscas tiene que ver con las tinciones externas o internas.

Las tinciones externas se generan por la acumulación en la superficie del diente de productos como el té, en especial el té rojo, el café o el tabaco. Son un tipo de tinción fácil de eliminar a través de una higiene bucal.

La higiene bucal o limpieza dental profesional es un tratamiento de 30 a 40 minutos de duración donde el profesional, la mayoría de veces el higienista, elimina las manchas con una herramienta que consiste en pasar por cada pieza dental un chorro de agua a a presión mezclada con bicarbonato.

Las tinciones internas son más complicadas de eliminar. Son producidas por necrosis, destrucción del tejido en el interior del canal del diente. La necrosis aparece cuando existen infecciones y el diente pierde su vitalidad. Ese proceso hace que el diente se vaya volviendo grisáceo.

Para tratar la tinción interna se debe aplicar el tratamiento de la endodoncia, extirpando parcial o totalmente la pulpa dental para rellenar posteriormente el espacio dental con productos químicos y devolverle a la pieza su funcionalidad y su color natural.

Ambos sistemas de eliminación de tinciones favorecen la estética dental y ofrecen de nuevo al paciente unos dientes blancos y sanos.

Para evitar que se produzcan las tinciones externas, debemos regular el consumo de bebidas como el café o el té y evitar el tabaco ya que no solamente produce las manchas sino que puede provocar cáncer oral.

El consumo de manzanas ayuda a eliminar las manchas presentes en las superficie de los dientes así que su consumo diario es una buena acción preventiva.