Roncopatías y su relación con el síndrome de apnea del sueño

Roncología - Apnea del sueño

¿Sabías que el ronquido afecta a un 60% de los hombres de más de 40 años y a un 40% de las mujeres?

Pero, roncar no es solo un ruido molesto, en ocasiones, es una señal que puede indicar que hay algo más. Tras una roncopatía puede esconderse un síndrome de apnea del sueño, que puede ser leve, moderada o grave. Y en esto, también los médicos estomatólogos u odontólogos “tenemos mucho que decir y trabajar de manera conjunta con otros especialistas como neumólogos, neurofisiólogos, otorrinos, maxilofaciales, endocrinólogos, …”, explica el doctor Fernando Loscos, director de la Clínica Dental Loscos en Zaragoza, socio de BQDental Centers y experto en tratamiento de la apnea.

¿Cómo se produce una apnea del sueño?

Mientras dormimos, los músculos que mantienen permeable la vía respiratoria se relajan y esto dificulta el paso del aire a nivel de la faringe, como consecuencia, los tejidos blandos vibran y producen el ronquido.

Esa falta de flujo de aire produce, muchas veces, una caída de los niveles de oxígeno en la sangre. Este descenso afecta al cerebro y produce interrupciones del sueño, lo que da lugar a a una serie de síntomas:

  • Cansancio generalizado
  • Hipersomnolencia
  • Depresión
  • Pérdida de memoria
  • Hipertensión
  • Infarto miocardio
  • Accidentes cerebrovasculares,…

El problema de la apnea del sueño son las consecuencias que tiene sobre la calidad de vida del paciente, como demuestran los estudios hay mayores probabilidades de sufrir accidentes de tráfico y accidentes laborales debidos a la apnea del sueño.

¿Existen soluciones?

El primer paso cuando una persona tiene alguno de estos síntomas es acudir a su médico de familia para que puedan hacer un diagnóstico. Normalmente, se realiza en una unidad del sueño, dirigida generalmente por un neumólogo y en coordinación con el servicio de Neurofisiología

A partir de ahí, el neumólogo valorará el caso y podrá determinar el tratamiento médico o quirúrgico más adecuado para el paciente. Entre ellos se encuentra el uso de un “dispositivo de avance mandibular”, un aparato que está indicado para roncopatías y para el síndrome de apnea del sueño, que realiza el médico estomatólogo u odontólogo que domine esta técnica, valorando que la salud dental sea la adecuada para poderlo llevar.

Dispositivo avance mandibular

Con este dispositivo colocado en la boca se consigue adelantar la mandíbula de forma natural y mantener abierta la faringe, permitiendo así el paso del aire. De esta forma, se pueden eliminar los ronquidos y mejorar los episodios de apnea del sueño lo que repercute en una mejor calidad de vida de los pacientes.