Tratamiento de ortodoncia infantil

Tratamiento de ortodoncia infantil

Tal y como recomiendan los ortodoncistas, los niños deben empezar a hacerse revisiones anuales a los 7 u 8 años, aproximadamente.

La infancia es el momento clave para detectar posibles alteraciones en el crecimiento del hueso, para evitar así complejos tratamientos de ortodoncia a una edad más avanzada.

Es durante ‘el estirón’ cuando los dientes incisivos superiores e inferiores ya son los definitivos, por lo que será sencillo realizar un diagnóstico de posibles alteraciones futuras.

En esta etapa se registran grandes cambios dentales: los dientes de leche puedes ser sustituidos por dientes más pequeños, lo que supone que se creen espacios entre ellos.

Otro posible caso es que los dientes definitivos crezcan más grandes, por lo que el peligro de que se solapen entre si es elevado.

En estos casos, la ortodoncia infantil será fundamental y muy eficaz para tratar este problema.

Existen diferentes tipos de aparatos de ortodoncia, dependiendo la elección de uno u otro de la edad del pequeño.

Los aparatos removibles se aguantan mediante unos ganchos en los molares, y se utilizan para corregir defectos óseos aprovechando su crecimiento. Su mayor uso condiciona el resultado de tratamiento: cuanto más se lleven, mejor será la corrección.

Como obligación, deben llevarse puestos toda la noche y un mínimo de 4 horas al día.

Por otro lado encontramos los aparatos fijos, conocidos como brackets, que se cementan al diente. Con estos aparatos se controla la posición exacta de cada diente, lo que sirve para conseguir una oclusión perfecta.

Tal y como promueven las clínicas dentales BQDC, la prevención es el mejor remedio para evitar problemas bucodentales en el futuro. Si tiene alguna consulta al respecto, no dude en contactar con el centro que más le convenga.