Encías sanas

Encías sanas

El cuidado de las encías es básico en nuestra salud dental, no solo por la parte estética, sino porque la enfermedad de las encías está relacionada con enfermedades más graves, por ejemplo los últimos estudios demuestran que esta enfermedad son un factor de riesgo para sufrir enfermedades cardíacas.

Además pueden generar enfermedades más complejas en la salud bucodental, la enfermedad de encías ya sea una enfermedad periodontal, como gingivitis o periodontitis, es la primera causa de pérdida de piezas dentales en adultos.

Desde BQDC queremos darte algunos sencillos trucos para mantener sanas tus encías

  • Un correcto cepillado de dientes tras comidas y como mínimo 3 veces al día es necesario. Un cepillado dental debería durar unos dos minutos e incluir lengua y encías, pero las encías sin ejercer demasiada presión.
  • La pasta dental debe estar pensada para una mayor eliminación de la placa, que es la causante de las caries y de las gingivitis.
  • Un cepillado demasiado fuerte puede dañar las encías, por ello es importante los dos minutos: es preferible estar más tiempo y con menor presión.
  • Una correcta utilización del hilo dental nos ayuda a eliminar el sarro que se acumula entre los dientes y que irrita las encías.
  • Un buen enjuague bucal nos ayudará a mantener las encías sanas, en especial si tiene una fórmula antibacterias y nos lo aplicamos una vez al día.
  • Algunos alimentos nos ayudan a mantener las encías en perfecto estado, por ejemplo la manzana, porque al ingerirla y durante las mordidas nos ayuda a la limpieza de los dientes y eliminar la placa. En general toda la fruta que nos hace masticar mucho es buena para nuestras encías porque nos ayudan con  la circulación en la zona.
  • Unas encías sanas no sangran, al más mínimo rastro de sangre en su cepillo visite a su dentista.
  • Es importante que visite a su higienista al menos dos veces al año para realizarse limpiezas profesionales, eliminando la placa y el sarro y devolviéndole a su boca una higiene profunda. Además su dentista le puede alertar sobre enfermedades que no ha podido detectar.
  • El cuidado de las encías debería incluir estar atento a cualquier cambio en ellas: el sangrado o un color rojo que no es usual en ellas, así como un dolor en la zona blanda del diente o mal aliento, hipersensibilidad o separación de dientes. Si se detecta alguna variación se debería acudir al odontólogo para solventar estos problemas.