Ferulización

En muchas ocasiones los pacientes nos preguntan qué pueden hacer para “fijar” uno o varios dientes que presentan movilidad. Hemos de saber que el motivo más común de la movilidad dental es la enfermedad periodontal o un traumatismo dental.

La movilidad dental producida por la enfermedad periodontal se debe tratar, en primer lugar, realizando un tratamiento de encías, es decir, actuando sobre el factor causante de esa movilidad. Dependiendo del grado de afectación, el tratamiento variará considerablemente e irá desde, la eliminación de la placa bacteriana a nivel subgingival, hasta un procedimiento quirúrgico en casos más avanzados y graves.

En muchas ocasiones durante el tratamiento o en la finalización del mismo, nos encontramos con una movilidad importante de la pieza dental que hace que el paciente tenga bastantes molestias. Para estos casos el especialista puede optar por una técnica llamada ferulización, que consiste en la inmovilización de la pieza que sufre movilidad. Esta técnica consiste en unir las piezas móviles con otras próximas que tienen una mayor estabilidad. El material usado en esta técnica variará dependiendo del caso, pudiéndose usar un tipo de resina especial o un alambre de fijación.

Una vez realizado este tratamiento, las piezas tratadas requerirán un cuidado preventivo, donde un cepillado meticuloso y las visitas de control al especialista deberán ser de obligado cumplimiento por parte del paciente para el buen mantenimiento de la férula y de las piezas afectadas.