Salud bucodental del bebé

Salud bucodental del bebé

Cuidar de la salud de los dientes de los más pequeños de la casa es fundamental, incluso antes de que les haya salido su primer diente.

Por ello queremos darte algunos consejos para que desde el primer día puedas cuidar de la salud bucodental de tus hijos.

Primeros meses

En los primeros meses el bebé no tiene ninguna pieza dental, aún así es importante cuidar de la boca y las encías.

Durante la noche, más alla de las tomas de la comida, no le dé a su hijo un biberón de leche o agua azucarada, solo agua. Evitará la conocida caries del biberón cuando le salgan los primeros dientes.

Limpie con un paño o gasa estéril las encías del bebé después de cada comida para evitar enfermedades e infecciones.

A partir del primer diente

Los primeros dientes suelen a parecer entre el mes 5 y 8 de la vida del niño. En ese momento deje de limpiarle las encías con un paño y pase al cepillo de dientes. Este debe ser suave y de mango corto para poder manejarlo bien. Existen cepillos adecuados a diversas edades.

Este en un momento clave para prevenir la caries del biberón. Esta dolencia a parece por una exposición continuada a líquidos con alto contenido en azúcar como la leche, zumos, o agua azucarada. Básicamente el daño es similar al que se produce en los adultos: los azúcares se depositan en los dientes, en especial mientras el bebé duerme, produciendo placa dental que destruye la dentina (la parte dura el diente) y generando caries. Por ello es importante evitar que duerman con los biberones de líquidos dulces. Después de cada toma de comida limpie las encías y los dientes del niño para prevenir esta dolencia.

Mientras le salen los dientes el bebé puede tener procesos muy dolorosos e incluso pueden llevarle a tener fiebre, irritabilidad, exceso de saliva, mucosidad, diarrea, pérdida del apetito…  Para ayudarle en este proceso el pediatra puede recomendarle el uso de algún analgésico, en especial si el niño tiene trastornos del sueño producidos por esto. Además aplicar frío en las zonas afectadas, así como permitir que el niño muerda objetos como mordedores u otros juguetes o similares sean seguros para la dentición.

Este es un proceso que sucede por etapas:

  • 5-8 meses: aparecen los incisivos centrales
  • 10-12 meses: brotan los incisivos laterales
  • 14-16 meses: salen los primeros molares que suelen ser los inferiores
  • 16-18 meses: los molares superiores y los caninos hacen su aparición
  • 24-28 meses: se finaliza la dentadura con los segundos molares