Empastes

Empastes

Una de las dolencias más comunes en los dientes es la caries, una infección de la parte externa del diente que va destruyendo la pieza dental. Es una de las consultas que más veces nos encontramos en nuestras clínicas dentales.

Tiene sencilla solución si se diagnostica a tiempo, por ello es importante que visites a tu odontólogo un para que pueda realizarte un empaste.

¿En qué consiste un empaste?

Lo que conocemos como empaste es lo que los odontólogos llama obturación. Básicamente consiste en limpiar de la infección y suciedad la pieza dental afectada por la caries para después poderla rellenar para devolverle su forma original. Así no solo recuperamos la estética de la sonrisa sino que devolvemos al diente su función masticatoria.

Un buen empaste, acompañado de una higiene correcta posterior, puede evitar nuevas caries.

El material empleado para realizar un empaste es un compuesto de composite realizado con cerámica y plástico. Es un material que tiene una apariencia estética muy similar a los dientes naturales y ha ido sustituyendo a las amalgamas realizadas con plata.

¿Cómo se realiza un empaste?

Para realizar un empaste primero se hacen pruebas diagnósticas, utilizando la sonda dental y radiografías que nos dirán la profundidad de la caries, pudiendo descartar que el nervio esté afectado.

Una vez se confirma la caries el proceso es el siguiente:

  • Se duerme la zona a tratar con anestesia local. Así el paciente no sentirá nada.
  • Se limpia la caries usando el torno, se deja la cavidad totalmente limpia
  • Se limpia la zona con agua y se aplica un grabador, el adhesivo que servirá para que el empaste quede sujeto.
  • Se coloca el empaste en capas y se endurece mediante luz LED, poco a poco se reconstruye el diente
  • Una vez endurecido se pule los sobrantes, se da la forma original del diente y se comprueba la mordida para que la oclusión sea correcta.

Este es un proceso que en condiciones normales suele ocupar entre 40 minutos y una hora y el paciente no siente ningún dolor.

¿Cómo sé si tengo una caries?

Detectar una caries es difícil porque cuando empieza a doler se ha extendido lo suficiente como para haber alcanzado el nervio y por tanto seguramente se precisará una endodoncia.

Aún así si tienes una pieza dental ennegrecida o con puntos o manchas negras es probable que tengas una caries. No deberíamos saltarnos las visitas anuales a nuestro odontólogo, nos diagnosticará las caries y podemos prevenir problemas más graves.