Dolor de dientes

Dolor de dientes

El principal problema que tenemos en la boca, y el síntoma más claro que algo no funciona como debería, es el dolor de dientes.

Habitualmente es un dolor muy intenso y que suele inhabilitar para la vida normal. Este dolor, como decíamos, suele ser síntoma de alguna enfermedad en la boca y dientes.

¿Qué afecciones son las que producen más dolor? 

Dolor dental

Es el producido por una caries, fisura o traumatismo en la pieza dental que ha afectado la zona interior del diente.

Aunque suele aparecer de forma paulatina con pequeños síntomas como la sensibilidad al cambio de temperatura y molestias cuando ingerimos alimentos, también puede aparecer de repente, acentuado por la noche.

La causa es la inflamación del nervio, en especial cuando es por infección el tratamiento se hace necesario porque sino la caries puede acabar por destruir la totalidad de la pieza dental, dejando solo las raíces que lo unen con el maxilar.

Para tratar este proceso se realiza una endodoncia, es decir, se descontamina la pieza dental y se sella la entrada del nervio, dejando al diente desensibilizado pero con todas las funciones masticatorias.

Dolor de la muela del juicio

Nuestra mandíbula se ha ido empequeñeciendo con la evolución del cuerpo humano, pero seguimos teniendo la misma cantidad de dientes, por tanto el espacio por pieza es mucho menor.

La muela del juicio o tercer molar es una pieza que ya no se utiliza en el proceso masticatorio pero que sigue saliendo, al no encontrar el espacio necesario ejerce presión sobre las muelas que están al lado así como en la mandíbula generando un dolor muy intenso.

La única solución a este problema es la extracción de la pieza dental cuando empieza a salir. A veces si es un caso complejo se precisará de un cirujano maxilofacial.

Dolor de encías

Las enfermedades de las encías provocan heridas y retención de pus que generan dolor e inflamación en esta zona.

Esto es causa de la acumulación de bacterias y placa en la zona en el tiempo y la aparición de gingitivis o periodontitis en los casos más graves.

La solución a este dolor pasa por tres fases que ayudan a eliminar la infección de las encías: tratamiento mecánico que es la eliminación de las bacterias y cálculos que existan, tratamiento con medicación y el uso de antisépticos en la higiene dental diaria.

Visita a tu odontólogo periódicamente y podrás evitar estas afecciones y sobre todo: evitarás un dolor innecesario.