Extracciones dentales: antes y después

Piezas dentales imposibles de reconstruir o rehabilitar, con movilidad o muelas del juicio en una posición incorrecta o parcialmente erupcionadas son algunos de los motivos por los cuales, en ocasiones, se ha de extraer una pieza. Pero ¿debemos tener en cuenta algún tipo de cuidado antes y después de la extracción? A continuación citaremos algunas recomendaciones.

Antes de la cirugía.

– Se deberá obviar el alcohol en el caso de que el odontólogo o cirujano maxilofacial haya mandado antibióticos previamente.

– En el caso de que sea un caso que requiera sedación o se trate de una cirugía complicada, lo mejor es no conducir.

– Cuando el paciente tenga problemas relacionados con presencia de válvulas cardíacas dañadas o artificiales, defectos cardíacos congénitos, diabetes, problemas en el sistema inmunológico o endocarditis entre otros, el cirujano indicará la toma de antibióticos para evitar o controlar el paso de gérmenes de la boca al torrente sanguíneo.

– Es importante que el paciente indique si está tomando algún tipo de anticoagulante, ya que éste podría influir en la propia coagulación y posterior cicatrización de la herida.

Después de la cirugía.

Presionar con gasas la zona de la intervención para controlar el sangrado por lo menos durante 45 minutos o 1 hora. Es aconsejable cambiar la gasa cada 20 minutos. Hay que tener presente que, en ocasiones, es posible que haya un leve sangrado durante 2 ó 3 horas después de la intervención el cual irá disminuyendo poco a poco. Si no se cortara es aconsejable informar al profesional.

No escupir ni enjuagarse al menos en un par de horas desde la extracción. Si lo haces es muy posible que el coágulo no se forme y el sangrado sea abundante.

– En el caso de los fumadores intentar no fumar en las primeras 24 horas.

– Evita actividades intensas en las primeras 24 horas y consume una dieta blanda y suave. Intenta evitar tomar cosas muy calientes, todo templado o frío.

– El cepillado, tras la ingesta de alimentos, ha de hacerse con mucho cuidado, procurando no tocar la zona de la extracción.

– Para evitar o controlar el dolor toma antiinflamatorios y analgésicos. Sigue las indicaciones del profesional.

– Es normal que se produzca inflamación o edema y que pueda durar 5 ó 6 días. Dependerá del tipo de intervención.

Normalmente todas las molestias suelen desaparecer al cabo de 1 semana, así que con un poco de paciencia la recuperacíon será total al cabo de este tiempo.