La caries del biberón

La caries del biberón

Seguro que en varias ocasiones hemos escuchado lo poco que duermen los niños pequeños y lo poco que descansan los padres ante esta situación. Unos de los métodos que se utilizan para que el pequeño descanse es dejarlo con el biberón en la boca para que así se duerma.

Esta práctica supone un grave problema para el bebé ya que muchas veces el biberón contiene leche, extractos de frutas o algún tipo de composición azucarada. Esta situación provoca que los ácidos empiecen a actuar en los dientes y así puedan aparecer las primeras caries.

Esto puede ocurrir cuando al recien nacido le están erupcionando sus primeros dientes o ya los tiene completamente fuera. Los bebés son muy vulnerables a este tipo de caries, ya que su esmalte dental no está desarrollado del todo y además es muy frágil. Al ser tan débil, las caries avanzan rápidamente y si no son controladas a tiempo pueden incluso afectar a la pulpa dental (nervio), ocasionando dolor.

Por todo ello, se recomienda eliminar este tipo de prácticas. Podremos dar al niño agua, en el biberón, antes de dormir ya que juega un importante papel en la relación frecuencia-tiempo con el que él mantiene dicho biberón en la boca. La leche materna es otra opción ya que no tiene ningún tipo de componente químico ni está endulzada.

Si al niño ya le han salido los dientes pero es incapaz de cepillarselos, debemos insistir en que empiece a adquirir el hábito de limpiarselos. Lo podremos hacer con una gasa humedecida, pasada por la superficie de todos los dientes que posea. Sobre todo será muy importante hacerlo antes de dormir.

En el caso de que el cepillado sea posible, existen en el mercado pastas dentales específicas para niños, así como cepillos dentales.

Visitas regulares al odontólogo ayudarán a prevenir posibles complicaciones.