La diabetes en el paciente odontológico

La diabetes mellitus es una alteración metábolica que afecta de manera sistémica a nuestro organismo, y la boca no es una excepción.

Pero, ¿cuáles son las complicaciones más frecuentes de este tipo de pacientes en la boca?

1) Xerostomía o sequedad bucal.

Esto se produce por una deshidratación en sus etapas iniciales, debida a una excesiva pérdida de líquidos en la orina y por la alteración de las glándulas salivales.

2) Enfermedad periodontal.

Esta complicación es la más común y a su vez la más “grave” de la diabetes. Se caracteriza por una afectación de las encías, donde encontramos sangrado e incluso la presencia de abscesos en los estadíos más avanzados. Esto puede causar inflamación y mal aliento e incluso la pérdida de piezas dentales si no ponemos remedio.

3) Caries dental.

Debido a que existen grandes concentraciones de glucosa en la saliva, los principales microorganismos responsables de la caries se encuentran en unas condiciones idóneas para el desarrollo de las mismas.

4) Retardo de la cicatrización.

La elevada cantidad de glucosa, hace que las proteínas responsables de la cicatrización se vean alteradas y por lo tanto no cumplan eficázmente su trabajo.  Esto puede causar un retraso en los procesos de cicatrización.

5) Candidiasis o enfermedades por hongos.

6) Alteraciones del gusto.

Esto es debido a la alteración de las terminaciones nerviosas gustativas.

Por lo tanto, estos tipos de pacientes han de llevar un control mucho más estricto, si cabe, que un paciente sin esta patología. La prevención, unida a un tratamiento precoz de cualquier sintomatología que encontremos, ayudará a controlar las posibles complicaciones derivadas de este problema.