Salud bucal niños

Salud bucal niños

El hábito de cepillarse los dientes, pasarse la seda dental y utilizar colutorio es una rutina que los niños deben aprender e incorporar en sus rutinas desde pequeños y así la mantendrán el resto de su vida. Es importante que les enseñemos y acompañemos en sus primeros pasos para mantener su salud bucodental. Pero… ¿Qué otros aspectos de la salud bucal de los niños tenemos que tener en cuenta?

Una de las preguntas más habituales es nuestras clínicas dentales es la de cuándo debe ser la primera visita al dentista. A no ser que haya alguna dolencia que lo recomiende con anterioridad, se recomienda una primera revisión cuando se haya completado toda la primera dentadura, la de los dientes de leche, que será aproximadamente a los tres años. Esta primera visita debe ser una experiencia agradable para el niño y no debemos trasmitirle ningún miedo o nerviosismo. En esta primera revisión el dentista examinará los principales elementos de la dentadura y boca del niño y se podrá observar si hay algún problema funcional o de higiene.

Hay que destacar que en nuestro país uno de los problemas más extendidos en los niños es la caries, una infección del diente que va destruyendo la parte dura hasta llegar a la parte blanda. Además del dolor e incomodidad puede generar problemas más severos, por ello las revisiones son necesarias, el dentista puede detectar las caries antes de que sean demasiado problemáticas. El especialista decidirá si la oclusiona, es decir, le hace un empaste, o busca otra solución. Hay que tener en cuenta que los dientes de leche son de tamaño menor pero más gruesos que los que saldrán de forma definitiva. Igualmente el esmalte es más fino y tienen menos minerales, por tanto son más propensos a desarrollar caries.

Estos dientes empiezan a caerse a partir de los 5  años y es un proceso que durará hasta los 11 o los 12 años, cuando tendrán la dentadura definitiva. Por ello es importante que a partir de los 6 años los niños realicen enjuagues con flúor para fortalecer el esmalte y prevenir así el desgaste del mismo y por tanto el desarrollo de caries.

También es importante que acompañes y realices la rutina de higiene dental de tus hijos hasta los 6 años, poco a poco puedes ir dejando que ellos la realicen solos y que en caso de ser necesario los ayudes. A partir de los 6 años pueden hacerlo solos pero ¡siempre con tu supervisión!