Prótesis dentales removibles.

Prótesis dentales removibles.

Si echamos la vista atrás las primeras prótesis completas que se colocaban en la boca eran de caucho, con todos los inconvenientes que ello suponía. Hoy en día el material utilizado es el acrílico, éste dota a la prótesis de una rigidez y resistencia necesaria para llevar a cabo sus funciones.

Las prótesis removibles varían dependiendo de si son completas en el caso de personas edéntulas (no tienen ningún diente) o parciales en el caso de que conserven alguna pieza dental.

Para realizar dichas prótesis el especialista necesitará unas cuatro sesiones aproximádamente. En estas sesiones se tomarán impresiones de la boca, registros de mordida, así como diferentes referencias anatómicas. El color será otra de las elecciones que haremos en la fase inicial.

Una vez colocada la prótesis comprobaremos que el ajuste es el correcto, así como la mordida. Es muy probable que el período de adaptación dure algunos días e incluso que una vez colocada el odontólogo necesite realizar algunos retoques para terminar de ajustarla correctamente. La aparición de aftas o llagas por el rozamiento de la prótesis en las partes blandas de la cavidad oral suelen ocurrir en los primeros días. Estas molestias son transitorias y existen numerosos productos para tratarlas.

Una cuestión a tener en cuenta es que el hueso maxilar, con el paso del tiempo, se irá reabsorbiendo y es posible que hayan que hacer sucesivos ajustes en la prótesis.

Sin embargo, estas prótesis tienen una serie de inconvenientes. En las primeras semanas los pacientes notarán una mayor producción de saliva que con el paso de los días se irá normalizando. La adaptación no es fácil debido a su tamaño, normálmente existen dificultades a la hora de hablar y tragar. La movilidad de la misma puede jugar malas pasadas mientras comamos o hablemos, aunque existen pastas adhesivas que ayudarán a una mayor sujeción.

Hemos de indicar que este tipo de prótesis cada vez están más en desuso por el avance de la implantología la cual nos permite reponer las piezas dentales de una manera práctica, sencilla y con un nivel de confort mucho más elevado que este tipo de prótesis.