¿En qué casos hay que hacer un curetaje dental?

La periodontitis, conocida también como piorrea, es una enfermedad periodontal que afecta a nuestras encías y a nuestra salud bucodental, poniendo en riesgo la permanencia de nuestras piezas dentales.

Una enfermedad periodontal es una afección crónica oral, causada por la acumulación de bacterias y los malos hábitos de higiene dental.  Existen dos tipos de enfermedades periodontales: la gingivitis y la periodontitis.

La gingivitis es la primera fase de la enfermedad periodontal, que se caracteriza por la irritación e inflamación de las encías provocando enrojecimiento y sangrado. Si no se le pone tratamiento lo antes posible, evolucionará hasta la periodontitis, considerada una enfermedad bucodental grave e irreversible que, según el Consejo de Dentistas en España, afecta a entre un 15 y un 20% de las personas adultas.

Tratamiento para la piorrea

El curetaje dental es parte del tratamiento para tratar la periodontitis (piorrea). Esta técnica, llevaba a cabo en la mayoría de las ocasiones por un especialista en Periodoncia, consiste en realizar un raspado y alisado radicular para eliminar las bolsas periodontales situadas por debajo de las encías y formadas por la acumulación de sarro.

Pasos para llevar a cabo un correcto tratamiento para la periodontitis:

  1. Realizar un análisis microbiológico para conocer el tipo de bacterias existentes y poder pautar el antibiótico correspondiente.
  2. Comparar los niveles de sarro presentes al principio y al final del tratamiento.
  3. Efectuar el curetaje dental, a través de anestesia local, accediendo a las bolsas periodontales para vaciarlas y limpiarlas por completo. Una vez que las encías están limpias, se procede a alisar la raíz del diente.
  4. Llevar a cabo revisiones y mantenimientos de manera periódica cada 4 o 6 meses. En muchas ocasiones, es necesario realizar después curetajes en piezas dentales concretas que tiendan a acumular sarro.

 

¿Cómo se realiza un curetaje dental?

El curetaje dental se utiliza para llevar a cabo una limpieza más profunda de las bacterias que se acumulan en las bolsas periodontales causadas por la periodontitis. A través de este proceso se elimina la placa bacteriana y el sarro que se encuentra por debajo de las encías. Tiene el objetivo de conseguir una superficie dental lisa y limpia y que la enfermedad periodontal no avance más.

Para realizar esta técnica, los dentistas se ayudan de un instrumental llamado curetas. Las curetas tienen unas formas y tamaños específicos que permiten acceder a las zonas de las bolsas de todos los dientes con facilidad.

En la mayoría de las ocasiones, el curetaje dental se realiza en diferentes sesiones, según las necesidades de cada paciente.

¿Cuál es la diferencia entre el curetaje y limpieza dental profesional?

La principal diferencia entre un curetaje dental y una limpieza dental profesional es que en el curetaje se elimina la acumulación de placa existente por debajo de las encías y en la limpieza profesional se realiza por encima de las encías, para eliminar el sarro de alrededor de los dientes.

La higiene dental profesional, también llamada profilaxis, está indicada para pacientes que padecen gingivitis y para aquellos que cuentan con una buena salud oral. El curetaje únicamente se aplica en aquellos pacientes que tienen periodontitis.

A día de hoy, no existen alternativas al curetaje dental para eliminar la acumulación de sarro por debajo de las encías.

 

¿Tienes más dudas sobre la técnica del curetaje dental?  Ponte en contacto con nosotros o con alguna de las clínicas que forman parte de BQDC para resolver tus dudas.

Compartir en Redes Sociales:

Responsabilidad social

Descarga el Informe

Localice su Clínica Dental BQDental Centers

Buscar clínica dental