Fresas dentales

Coinsol Dental - Dra. Patricia Solano

Escrito por:

Dra. Patricia Solano

Coinsol Dental

Las fresas dentales son instrumentos metálicos empleados en odontología para cortar, pulir y tallar las superficies dentales o eliminar la caries.

¿Qué propiedades tienen las fresas dentales?

Entre sus principales cualidades se puede destacar su dureza y velocidad de movimiento rotacional, lo que permite agilizar el tratamiento dental y que se realice con la máxima precisión.

Se componen fundamentalmente de tres partes: tallo, cuerpo y la parte activa. Esta última es la que realiza el trabajo o función que deseemos realizar.

¿Qué tipos de fresas existen?

Las fresas pueden ser categorizadas según el tipo de instrumento rotatorio a través del cual se vaya a utilizar la fresa, según el material del que estén compuesta y según su forma y granulometría.

Los instrumentos rotatorios con los que pueden emplearse son turbina, contra ángulo o pieza de mano, cada uno de ellos con una velocidad de trabajo distinta. Siendo la turbina la más rápida y pequeña, con la que se realizan las obturaciones o empastes, tallados para restauraciones cerámicas como carillas o coronas. El contra ángulo es una pieza más grande y con una velocidad de trabajo baja o media con el que generalmente se realiza la colocación de implantes y pulidos dentales. La pieza de mano es utilizada en procedimientos quirúrgicos como la cirugía de extracción cordales incluidos o también conocidas como “muelas del juicio”.

En cuanto al material del que están compuestas, pueden ser de carburo de tugsteno o de diamante y según las necesidades del tratamiento, el grosor del grano empleado será diferente. Se encuentran clasificadas por colores o espesores que comprenden desde las 14 micras para las más finas y hasta 180 micras para las más gruesas.

Fresas de diamante

Fresas de diamante

Fresas de carburo de Tugsteno

Fresas de carburo de Tugsteno

Además de su tamaño y forma se encuentran clasificadas por colores o espesores que comprenden desde las 14 micras para las más finas y hasta 180 micras para las más gruesas. Una misma fresa, con una misma forma, puede tener diferentes grosores de grano según las necesidades de tratamiento, codificadas por la coloración específica que muestra el anillo de color en cuello de la fresa.

Granulometría

¿Qué nos ofrecen?

El campo de la odontología presenta una constante evolución y dentro de él, los materiales tienen un papel fundamental, aplicados en este caso a agilizar la velocidad de trabajo y aumentar la precisión con el objetivo de conseguir los mejores resultados. Por ello, en la actualidad las fresas disponibles en el mercado están en continuo desarrollo que nos ofrecen un menor desgaste y mayor durabilidad incluso cuando son empleadas en situaciones de alta resistencia.