¿Son efectivas las pastas de dientes blanqueadoras?

eficacia pastas blanqueantes

Esta es la pregunta que nos hemos hecho después de leer estos días el cruce de informaciones tras un estudio de la OCU que ponía en duda la veracidad de los reclamos que se muestran en los envases dentífricos y colutorios.

Desde nuestra Asociación, hemos revisado estudios y, según los más optimistas, con este tipo de pastas de dientes se conseguirían leves resultados, jamás comparables con un buen tratamiento de blanqueamiento realizado por un profesional cualificado.

En el mejor de los casos, se lograría eliminar parte de las tinciones o manchas externas del diente, nunca eliminar las tinciones internas o variar la propia coloración del diente.

Se trata de pastas que llevan productos abrasivos al límite de lo permitido y su uso prolongado no es aconsejable, ya que pueden dañar la estructura mineralizada del diente, desgastando progresivamente el esmalte (capa externa y protectora del diente).

Su uso esporádico y controlado puede ayudar a conservar el color natural, evitar manchas, tinciones externas, pudiéndose aplicar, también, tras un tratamiento de blanqueamiento dental como mantenimiento.

Es cierto que algunas pastas pueden incluir en su composición algún componente que puede aportar alguna mejora, pero sus efectos son poco apreciables a simple vista. A esto habría que añadir el poco tiempo que actuaría en boca y la baja concentración de estos productos.

Todo ello, hace difícil creer que puedan tener gran efectividad en comparación con tratamientos desarrollados en clínicas dentales, con concentraciones mucho más altas y efectivas y siempre controlados por un especialista.

Desde la Asociación de Clínicas Dentales BQDC, como siempre, recomendamos dejarse aconsejar por un especialista de confianza que indicará al paciente el tipo de dentífrico más indicado en función de cuál sea el estado de su salud bucodental en cada momento.

*Han colaborado en la elaboración de esta información: Cambra Clinic y Clínica Dental Iturralde.