Halitosis (mal aliento)

Halitosis (mal aliento)
Clínica dental Gastaminza Aperribay - Dra. Miren Aperribay

Escrito por:

Dra. Miren Aperribay

Clínica dental Gastaminza Aperribay

¿Qué es la Halitosis?

Es lo que comúnmente conocemos como mal aliento, y se estima que un porcentaje muy alto de la población la padece. En numerosas ocasiones puede afectar a las relaciones sociales de las personas con esta patología.

¿Cuál es el origen de la halitosis?

La halitosis tendría varias posibles causas: alrededor del 90 % de las halitosis están relacionadas con la cavidad oral, donde tendríamos que valorar si son producidas por una enfermedad periodontal, caries, malos hábitos, mala higiene…

La que no está directamente relacionada con la cavidad oral sino con enfermedades relacionadas con otras causas como enfermedades del tracto digestivo u obstrucciones nasofaríngeas.

¿Cómo saber si se tiene halitosis?

Lo primero que tienes que saber es que es una afectación muy común, y que en ocasiones es difícil de detectar, pero tendrías distintas formas como por ejemplo:

  • Autodiagnóstico:
    • Oler la saliva que el propio paciente produce
    • Oler el propio aliento cubriéndose la boca y la nariz con la mano y exhalando aire
    • En pacientes con síndrome de boca seca por una producción deficiente de saliva
    • Sacando la lengua y observando si el dorso de la misma por si estuviera sucia
  • Preguntar a alguna persona de confianza, puede resultar más embarazoso, pero es más fácil de diagnosticar

¿Qué hacer ante la sospecha de halitosis?

Lo recomendable sería acudir al dentista para poder hacer un correcto diagnóstico de la causa y establecer un adecuado plan de tratamiento, siempre que la causa sea relacionada con la cavidad oral.

El tratamiento podría ser desde un simple cambio en los hábitos de higiene, tratamiento de la enfermedad periodontal si la hubiera, o solucionar cualquier otra patología como caries, prótesis desadaptadas, etc.

Si la halitosis no fuera causada por un problema en la cavidad oral, el dentista podría aconsejar qué hacer, y a qué especialista acudir.

En ocasiones un simple cambio en el hábito de alimentación puede ser una solución al problema.