Articulación Temporomandibular

articulacion-temporomandibular
Clínica dental Rafael Pla - Rafael Pla

Escrito por:

Rafael Pla

Clínica dental Rafael Pla

ATM es la abreviatura con la que se nombran dos de las articulaciones más importantes y más complejas de las que se encuentran en el cuerpo humano: Las Articulaciones Temporo Mandibulares.

Se encargan de unir la mandíbula con el cráneo y permitir realizar los movimientos de la boca. Es una articulación esencial para funciones muy importantes e incluso vitales como comer, hablar o, en otras especies, ataque y defensa.

Anatomía de la ATM

Anatómicamente está formada por la unión de dos superficies óseas: una en la mandíbula llamada cóndilo (con forma de un rodillo alargado) y otra en el cráneo llamada cavidad glenoidea (en el hueso temporal).

Para facilitar los continuos y complejos movimientos que debe realizar esta articulación, entre estas dos superficies óseas se encuentra una importante estructura cartilaginosa, llamada menisco o disco articular, que se encarga de armonizar y amortiguar los desplazamientos de los cóndilos de la mandíbula sobre las cavidades del cráneo sin que se produzcan roces ni contactos entre las superficies óseas.

Estas estructuras están rodeadas y delimitadas por una cubierta fibrosa llamada capsula articular.

Para reforzar la unión de esta articulación hay una serie de ligamentos que también se encargan de limitar los movimientos que la podrían perjudicar y dañarla.

Hay una serie de músculos que se insertan en las superficies óseas y en el menisco para realizar los movimientos.

Por último hay una rica irrigación sanguínea y una importante red nerviosa.

Características de la ATM

Es una articulación de función constante: no solo al comer, hablar, etc., sino que siempre tiene que estar activa para mantener la mandíbula unida al cráneo.

Al ser una articulación tan importante, la naturaleza la ha dotado de una serie de características únicas entre la que tenemos que destacar su capacidad para remodelarse y adaptarse en caso de sufrir una alteración en sus estructuras.

Las dos ATM se mueven siempre a la vez al estar unidas por la mandíbula. Estos movimientos serán diferentes en una y otra según los desplazamientos que deseemos hacer, y las estructuras de cada articulación también realizarán movimientos diferentes (una de ellas el menisco intraarticular). La coordinación de tal cantidad de elementos que intervienen en estos desplazamientos supone una gran exigencia para el Sistema Nervioso Central.

Principales alteraciones de la ATM

Hoy día es frecuente tener problemas con estas articulaciones: principalmente dolor y limitaciones funcionales (se calcula que pueden afectar a un 30 % de la población). El dolor puede no solo limitarse a la articulación, sino extenderse al cuello, la espalda e incluso ser responsable de cefaleas y migrañas.

Las causas de estas alteraciones pueden ser muchas, pero podemos destacar dos principales:

  • Función excesiva y sobrecarga: Sería ocasionada principalmente por el apretamiento dentario y el bruxismo o parafunción (frotamiento o rechinamiento de los dientes consciente o inconscientemente), alteraciones producidas muchas veces por el frecuente estrés que hoy padecemos. También pueden sobrecargar hábitos como morderse las uñas u otros objetos.
  • Ausencia de estabilidad de las articulaciones: el principal factor para estabilizarlas es tener en buen estado una “3ª articulación”: el buen encaje de las arcadas dentarias en una posición que coloque y mantenga en su sitio ideal a las ATM.

Las alteraciones que se pueden presentar las podemos dividir en dos grupos:

  • De origen muscular: principalmente causadas por la función excesiva y la sobrecarga. Se van a caracterizar por dolores difusos y que se van extendiendo a cuello e incluso espalda. También pueden ocasionar dolores de cabeza o migrañas.

Es importante saber que estas contracciones musculares mantenidas durante el tiempo pueden sufrir una evolución en empeoramiento y convertirse en cuadros graves como el mioespasmo y la miositis (afectaciones musculares muy dolorosas y de difícil tratamiento).

  • De origen articular: Sobre todo las alteraciones en la posición del menisco o disco articular, que puede desplazarse de su sitio y no amortiguar bien el desplazamiento entre las superficies óseas de la articulación.

Este desplazamiento varía en diferentes grados de evolución, desde ser ligero a salirse completamente de su sitio. Cuando se desplaza, pero se puede recolocar al mover la boca, produce los típicos ruidos o chasquidos articulares que nos orientarán hacia este problema articular.

Pueden existir cuadros mixtos que presenten los dos tipos de alteraciones.

Cómo prevenir las alteraciones de la ATM

Es muy importante detectar los problemas de estas articulaciones en sus estadíos iniciales pues el tratamiento será mucho más sencillo y efectivo. Hay que tener en cuenta que pueden existir ruidos o chasquidos articulares que no producen dolor, pero que son un aviso de una alteración que puede evolucionar a peor.

Un factor protector muy importante es contar con una correcta alineación de los dientes y un buen engranaje de las arcadas dentarias (lo que llamaríamos una buena OCLUSIÓN). Muchas veces para conseguir esto será necesario un tratamiento de Ortodoncia. Hay que dejar de relacionar estos tratamientos para alinear los dientes con fines puramente estéticos, sino que pueden prevenir y tratar problemas funcionales como en estos casos. También es fundamental que las arcadas dentarias estén integras, por lo que cualquier pérdida dentaria debe reponerse.

En cuanto se noten los primeros síntomas de estas articulaciones conviene consultar al dentista cuanto antes para detectar y atajar el problema.

No hay que olvidar que hay cuadros severos de disfunción de la ATM que alteran seriamente la vida normal de muchos pacientes y podrían haberse evitado tratándolos a tiempo.

Tratamiento de los problemas de la ATM

Según el cuadro que se presente y el grado de evolución hay muchos tipos de tratamientos entre los que podemos destacar de menor a mayor invasividad.

  • Férulas oclusales: son dispositivos removibles que se colocan en los dientes y permiten de una forma no invasiva variar la posición de cierre de las arcadas dentarias, o evitar el apretamiento, o relajar la musculatura. Hay de diferentes tipos y son muy útiles y necesarias en la mayoría de los casos.
  • Fármacos: los relajantes musculares, antiinflamatorios y analgésicos pueden ser necesarios para controlar las fases agudas. Siempre con prescripción y supervisión del Dentista.
  • Terapéutica física: Frío, Calor, electroterapia, ultrasonidos, láser, etc pueden ser muy útiles.
  • Técnicas quirúrgicas cerradas no invasivas: Infiltración con PRGF (plasma rico en factores de crecimiento obtenido de la propia sangre del paciente). Infiltraciones de otros productos como ácido hialurónico, corticoides o botox en los músculos contracturados.
  • Técnicas quirúrgicas abiertas: Desde artrocentesis (lavados de la articulación a través de unas agujas), artroscopias (pequeñas intervenciones a través de un tubo con una cámara incorporada) a cirugía abierta de la articulación para aplicar diferentes técnicas que corrijan los defectos más severos y resistentes a otros tratamientos.

Conclusiones

Vemos como las ATM son unas de las articulaciones más importantes y necesarias del organismo y su alteración puede llegar a producir serios problemas que pueden alterar la vida normal de los pacientes.

Afecta a una parte importante de la población y es fundamental una prevención y un diagnóstico precoz para poder tratar su disfunción en los estadíos más iniciales posibles.

Ante los signos y síntomas que se puedan presentar (dolor, ruidos o chasquidos, desgaste dentario, etc.) consultar lo antes posible con el dentista para que evalúe el problema y lo trate lo antes posible o remita a un especialista.