Bruxismo

Bruxismo
Presidente de BQDC - Dr. Jordi Cambra

Escrito por:

Dr. Jordi Cambra

Presidente de BQDC

El bruxismo es una patología que consiste en rechinar (deslizar o frotar los dientes de atrás hacia adelante uno sobre el otro) o apretar (oprimir fuertemente los dientes superiores e inferiores) los dientes sin ningún objetivo masticatorio.

Se trata de un hábito inconsciente que puede acarrear dolores de cabeza, de cuello, mandíbula y músculos faciales. La mayoría de estos casos de bruxismo suele darse durante las horas nocturnas, aunque también se han dado casos de bruxismo durante el día, sobre todo en situaciones de tensión psíquica o de concentración extrema.

La principal consecuencia a la que están expuestos los pacientes de bruxismo es el desgaste de sus piezas dentales, provocado por el continuo roce entre sus dientes y por la enorme fuerza que la mandíbula ejerce sobre ellos. Este hábito puede ser perjudicial tanto para la articulación temporomandibular (la que une la mandíbula con el cráneo) como para el bienestar de las piezas dentales, ya que, si no se trata, puede provocar incluso las fracturas de los dientes.

El bruxismo es un fenómeno muy extendido entre la población, pero solo entre el 10 y 20% de los afectados son conscientes de que lo padecen.

Síntomas y causas del Bruxismo

Su origen puede ser muy variado, aunque está clínicamente demostrado que la tensión, el estrés y las alteraciones en la posición de los dientes o la oclusión no estable, suelen confluir en el origen de este tipo de patología.

Los afectados, raramente perciben que rechinan o presionan los dientes, pero entre los síntomas del Bruxismo podemos encontrar los siguientes:

  • Dolor mandibular y de oído.
  • Problemas en la articulación temporomandibular.
  • Dolor de cabeza.
  • Tensión.
  • Insomnio.

Tratamiento del Bruxismo

Como explicábamos, el bruxismo puede generar el desgaste de los dientes, pero también dolores musculares o cefaleas, por lo que requiere tratamiento para evitar los síntomas y mejorar el sueño, salud y calidad de vida del paciente.

En su clínica dental de confianza pueden ayudarle. La solución al bruxismo pasa por el uso de férulas o placas de descarga. Se trata de unas fundas de resina fabricadas a medida de cada paciente y que se utilizan durante la noche. Su función principal es la de proteger los dientes, reduciendo el desgaste de estos y relajando los músculos que intervienen en la mordida.

Al evitar el contacto entre los dientes, la mandíbula se posiciona en una relación articular ideal y por lo tanto se logra una posición más relajada de ésta. Gracias a estas férulas de descarga, se produce un alivio del dolor de manera inmediata, aunque requiere constancia por parte del paciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.