Luxación Mandibular

Luxación mandibular
Clínica Dental Rafael Pla - Dr. Rafael Pla Martínez

Escrito por:

Dr. Rafael Pla Martínez

Clínica Dental Rafael Pla

La articulación temporomandibular (ATM) está formada por la unión entre el hueso temporal del cráneo y la mandíbula, rodeada de cápsula articular.

La luxación mandibular se produce cuando el cóndilo mandibular se sale de su posición normal hacia anterior, colocándose delante de la eminencia articular. Como consecuencia, la mandíbula quedará bloqueada en posición de apertura causando dolor y limitación de la movilidad de la boca.

¿Por qué se produce la luxación mandibular?

  • Factores predisponentes: Existen una serie de alteraciones anatómicas que pueden favorecer la luxación de la mandíbula como, por ejemplo, la falta de desarrollo del cóndilo o aplanamiento/estrechamiento de la fosa articular. También existen una serie de síndromes que pueden causar luxación mandibular como la hiperlaxitud ligamentosa, el síndrome de Ehlers-Danlos o el síndrome de Marfan.
  • Factores precipitantes: La luxación mandibular puede darse después de un traumatismo, apertura bucal forzada o extrema, como bostezar, estornudar, procedimientos dentales como extracción de muelas del juicio, o manipulación en un procedimiento bajo anestesia general debido a la intubación.

Luxación mandibular qué es

Síntomas

  • Lo más común es el dolor en la zona pre auricular y la imposibilidad de cerrar la boca o “bloqueo en apertura”.
  • También se puede dar dificultad del habla, caída de saliva o incompetencia labial.
  • Si se produce una luxación unilateral, se desvía la barbilla hacia el lado contrario al de la luxación.

Diagnóstico

La historia y el examen clínicos son las herramientas más importantes para el diagnóstico de la luxación mandibular, para confirmarlo realizaríamos una radiografía. La radiografía tridimensional puede aportar mas información sobre la posición del cóndilo.

Clasificación de la luxación mandibular

LUXACIÓN AGUDA: episodio bastante doloroso, pero de fácil manejo. El tratamiento conservador incluye el manejo del dolor con analgésicos y la reducción manual.

La reducción manual se realiza presionando la mandíbula hacia abajo y hacia atrás, y finalmente, hacia arriba. Los dedos pulgares deben presionar la cara oclusal (superior) de los molares inferiores, al mismo tiempo la barbilla debe de ser elevada y la mandíbula debe de ser presionada hacia atrás. Está maniobra es mas compleja cuanto mas tiempo haya pasado después de la luxación necesitando sedación en los casos en los que la musculatura esté muy contracturada.

Diagnóstico de la luxación mandibular

LUXACIÓN CRÓNICA: Se produce cuando la luxación es de larga evolución o recurrente. Su tratamiento consiste en tratamiento conservador y si esta no da resultados, tratamiento quirúrgico.

La terapia conservadora incluye el uso de agentes escleróticos o aplicación de plasma rico en plaquetas obtenido de la propia sangre. Está técnica está basada en el principio de restringir la movilidad mandibular mediante la inducción de fibrosis en el espacio superior de la articulación, la cápsula periarticular o ambas.

Otro tratamiento conservador es el uso de toxina botulínica en el músculo pterigoideo lateral interno para prevenir la dislocación, así como la infiltración intrarticular debido a sus efectos analgésicos. Debido a que su efecto no es permanente se suelen necesitar infiltraciones periódicas.

Para casos de dislocación crónica de larga duración suelen estar indicadas las opciones quirúrgicas en los casos en los que los métodos conservadores no han resuelto el problema.