Cáncer de esófago

Cáncer de esófago (Glosario BQDC)
Clínica Perioten - Dr. Antonio Gomez

Escrito por:

Dr. Antonio Gomez

Clínica Perioten

Esta es una afección que puede ser detectada precozmente debido a los síntomas que provoca:

  • Dificultad al tragar y regurgitación tras comer, que también puede ser la causa de pérdida de peso, no premeditada y además a causa del propio proceso.
  • Acidez recurrente, que no mejora con antiácidos, y que no tiene que ver con el tipo de alimentos ni con la postura. Estos 3 síntomas pueden ser iniciales y han de alertarnos
  • Dolor en el pecho y en la garganta, este es un síntoma poco especifico, ya que hay muchas enfermedades o procesos que pueden provocarlo y es un síntoma de un proceso evolucionado.
  • Tos, que no es productiva, y no está relacionada con un proceso catarral o gripal, más bien con un reflujo de ácido proveniente del estomago.
  • Fatiga, que está relacionada con la dificultad para alimentarse y con el propio proceso canceroso.

Los 3 primeros síntomas han de hacernos consultar con nuestro médico de cabecera primero y con un especialista en aparato digestivo después. Este podrá hacer un diagnóstico mediante un gastroscopio: un pequeño tubo flexible con una cámara que permite explorar el tracto digestivo superior. Otro procedimiento más invasivo y menos especifico es el radiodiagnóstico.

Prevención del cáncer de esófago

Para prevenir este proceso debemos evitar irritantes que inducen al cáncer, como el tabaco o alimentos excesivamente calientes o fríos. También podemos llevar a cabo procedimientos posturales, por ejemplo, no acostarse inmediatamente tras la comida sino esperar hasta que el estómago haya hecho la digestión y vaciado en el intestino, hacer que la cabecera de la cama sea más alta o acostarse sobre el lado izquierdo del cuerpo para favorecer el vaciado gástrico.

La Periodontitis, una infección crónica en las encías y el aparato de soporte del diente, ha demostrado estar relacionada con un mayor riesgo de padecer cáncer del tracto superior del tubo digestivo, según estudios publicados como el del Journal of Periodontology, que concluye que el 30% de los cánceres se acompañaban previamente de sagrado en las encías. Otro estudio publicado en Cancer Research establece que una alta concentración de la bacteria Tannerela forsythia aumenta hasta un 21% el riesgo de padecer adenocarcinoma de esófago. Los acúmulos de Phorphyromona gingivales se asocian con el carcinoma escamoso de esófago.

Los expertos recomiendan acudir al periodoncista con una periodicidad semestral. Si hay signos como el sangrado de encías, mal aliento y movilidad dentaria es importante informarle.