Síndrome de Boca Ardiente

Clínica Dental De Maeztu - Dr. Mikel de Maeztu

Escrito por:

Dr. Mikel de Maeztu

Clínica Dental De Maeztu

Debemos distinguir entre Síndrome de Boca Ardiente Primario (de origen desconocido o idiopático) y Secundario (debido a un factor, patología o agente desencadenante).

El síndrome de boca ardiente primario (SBAP) es un trastorno del dolor neuropático orofacial, crónico e idiopático (de origen desconocido), cuya intensidad puede ir de moderada a grave y que se caracteriza por una sensación de quemazón dolorosa constante o creciente a nivel de la boca. Se trata de una sensación de ardor continuo, de “quemazón”, sobre una mucosa bucal aparentemente normal. Puede aparecer desde la mañana de forma intensa o ir aumentando a lo largo del día.

La sequedad de las mucosas (xerostomía), alteraciones del gusto, alteraciones de tolerancia a alimentos calientes y la excitabilidad aumentada, son síntomas que acompañan con frecuencia dicha sensación, tanto en el Primario como en el Secundario.

Suele afectar particularmente a la lengua, con mayor frecuencia, aunque puede extenderse a toda la boca e, incluso, a las regiones alrededor de la boca.

Es bastante más frecuente en mujeres que en hombres (7/1), de edad media (50-60 años) o avanzada. En el caso femenino, suele aparecer en la perimenopausia o ya en la menopausia establecida. En estos casos, parece estar relacionado con la alteración hormonal propia de este periodo de la vida en la mujer.

Puede acompañarse de síntomas de ansiedad, depresivos, obsesivo-compulsivos, insomnio, o angustia; es cuatro veces más frecuente en pacientes con enfermedades gastrointestinales. También en pacientes con anemia, enfermedades autoinmunes y trastornos tiroideos.

Síndrome de la boca ardienteSíndrome de la boca ardiente

¿Cómo se diagnostica el síndrome de la boca ardiente?

Puede ser Síndrome de boca ardiente Primario o idiopático, sin una causa aparente.

En estos casos, se debe comprobar que no hay cambios en la morfología de la lengua, ni en las estructuras mucosas bucales, ni alteraciones analíticas, ni cambios o disminución drástica en la producción de saliva. Debe tener un cierto carácter crónico para valorarlo como tal; según autores, debe tener una cronicidad superior a tres meses.

Y por supuesto, debe descartarse la existencia de cualquier causa que lo pueda provocar, convirtiéndolo en Secundario.

El Secundario responde a una serie de factores locales, sistémicos y/o psicológicos desencadenantes:

  1. Factores o causas locales: como prótesis mal ajustadas, micosis, otras infecciones, víricas o bacterianas, alergia a metales utilizados en odontología, secundaria a radioterapia, lesiones de la mucosa oral, hábitos nocivos, irritantes locales (alcohol, tabaco), etc.
  2. Factores sistémicos: déficit de hormonas, menopausia, hipotiroidismo, diabetes, enfermedades digestivas, autoinmunes, déficits nutricionales, toma continuada de determinada medicación, etc.
  3. Factores psicológicos: Depresión, ansiedad, cancerofobia, hipocondria, trastorno obsesivo-compulsivo.

¿Cómo se trata el síndrome de la boca ardiente?

  • En el caso de las Secundarias a alguno de los factores mencionados arriba, tratando o eliminando estos factores, si es posible.
  • En el caso de las Primarias, no hay un tratamiento disponible que haya demostrado su eficacia clara en la resolución definitiva de esta alteración. Sin embargo, sí que existen una serie de medidas y tratamientos, tanto locales como sistémicos y psicológicos que pueden ayudar al paciente aliviando los síntomas.

Será fundamental siempre eliminar causas irritativas comunes como el alcohol, tabaco, picantes, etc. y establecer medidas higiénicas.

Conclusión

Ante la aparición de este síndrome es imprescindible descartar cualquier tipo de patología que pueda ser causante del mismo. Y si existe, tratarla o eliminarla, en la medida de lo posible.

Si no se encuentra ningún factor desencadenante, el tratamiento será sintomático: local y sistémico, así como psicológico, de ayuda al paciente, enfocado a aliviar las molestias y mejorar su calidad de vida.