Incrustación Onlay

Presidente de BQDC - Dr. Jordi Cambra

Escrito por:

Dr. Jordi Cambra

Presidente de BQDC

Las incrustaciones dentales onlay son uno de los tratamientos utilizados para restaurar los dientes que han sufrido roturas o están afectados a causa de la caries. Esta técnica es recomendada para aquellas piezas dentarias grandes como los molares o premolares, ya que abarca una o dos cúspides del diente afectado. En casos de bruxismo, es una buena solución para reconstruir la parte más desgastada de los dientes.

Las incrustaciones onlay se fabrican en el mismo color que el diente original, de forma que se obtiene un acabado natural e imperceptible. Para ello, se elaboran en el laboratorio teniendo en cuenta la morfología del diente o molar de cada paciente.

Los materiales utilizados para fabricar las incrustaciones onlay suelen ser la porcelana, la resina y, cada vez en menos ocasiones, el oro. La duración de este tratamiento es de unos 30 años aproximadamente.

La adhesión de la incrustación al diente es total y el paciente no lo nota ni sufre molestias. De hecho, ayudan a reforzar la estructura dentaria. Una vez finalizado el tratamiento no se requiere ningún cuidado especial de las incrustaciones a parte de una correcta higiene bucodental.

Otros tipos de tratamientos de restauración dental en casos de fractura o caries son las incrustaciones inlay y las coronas. La principal diferencia entre estas últimas y las incrustaciones onlay es que en las coronas se eliminan las cúspides dentarias (las elevaciones del esmalte que hay en el diente). Además, la incrustación onlay destaca por conservar en mayor medida el diente original del paciente en comparación con las coronas, fundas o prótesis dentales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.