Profilaxis

Clínica Perios Lorca Salanova - Laura Salanova

Escrito por:

Laura Salanova

Clínica Perios Lorca Salanova

En Odontología, profilaxis dental es el término técnico que se refiere a una limpieza dental llevada a cabo por un odontólogo o por una higienista dental por prescripción del odontólogo.

En una profilaxis dental eliminaremos por completo la placa bacteriana y el cálculo (sarro) que hay sobre la superficie dental. También se eliminarán las manchas extrínsecas que presenta el diente.

Es un tratamiento que no requiere anestesia a no ser que el paciente tenga hipersensibilidad dental. Se suele utilizar aparatología ultrasónica para eliminar el cálculo, que al ir refrigerada con agua puede molestar en caso de dientes sensibles. Con un cepillo de profilaxis y pasta de pulido eliminamos las tinciones dentales, es decir, las manchas de los dientes.

Existe en el mercado otro método de profilaxis o limpieza dental profesional, relativamente nuevo, que funciona mediante la combinación de aire, agua y polvo. Resulta muy agradable para el paciente y sirve para eliminar la placa bacteriana y, al mismo tiempo, desbridar las superficies mucosas y gingivales (eliminar el tejido no sano). Es un método muy apropiado para una mejor limpieza de los implantes dentales. Se complementa con aparatología sónica para remoción del cálculo.

En esta visita, además de realizar la limpieza profesional, es muy importante instruir al paciente en la técnica de higiene oral que más se adapte al estado de su boca, recomendarle el dentífrico más adecuado según su índice de caries, sensibilidad dental o sequedad de boca y, finalmente, pautarle la periodicidad con la que ha de acudir a su profilaxis dental, si el paciente no tiene enfermedad periodontal la periodicidad de visita de profilaxis oscila entre seis meses y un año.

La profilaxis dental es un tratamiento fundamentalmente dirigido a prevenir enfermedades de las encías, que son gingivitis y periodontitis.

No hay que confundir una profilaxis con un tratamiento de limpieza más profundo, denominado raspado y alisado radicular. Este es ya un tratamiento periodontal propiamente dicho, donde se eliminan las bacterias y el cálculo que se encuentran debajo de la encía. Se utilizan instrumentos mucho más específicos llamados curetas y suele requerir entre una y cuatro sesiones de trabajo.