La sonrisa gingival, un problema estético para los pacientes

dientes-cortos

No todas las personas tenemos el mismo tamaño de dientes, pero cuando hablamos de la estética de la sonrisa hay que decir que existe un predominio del color del esmalte sobre el de la encía. Cuando esta relación está invertida, es decir, hay poco esmalte y mucha encía, estamos ante un caso de erupción pasiva retardada.

¿Qué sucede en estos casos? Al tener los dientes cortos, el efecto óptico hace que parezca que sean anchos. Hay un exceso de encía que cubre parte del esmalte. Si, además, el paciente al sonreír muestra sus dientes cortos y un exceso de encía, estamos ante lo que los odontólogos denominan sonrisa gingival y “esto supone un problema estético para el paciente”, explica el doctor Jaime Alcaraz, socio de BQDC y director de la Clínica Alcaraz de Alicante.

Una persona adulta joven expone entre dos y tres milímetros del borde de sus dientes superiores; en el caso de las mujeres se puede llegar a los cuatro milímetros de exposición, unas cifras que tienden a disminuir con la edad.

Durante una sonrisa amplia, el labio superior debería quedar a la altura de los márgenes de las encías de los dientes anterosuperiores, mientras que el labio inferior debería quedar a la altura de los bordes de los dientes anterosuperiores, paralelo a los mismos.

En la actualidad, el exceso de encía al sonreír es motivo de consulta cada vez más frecuente en la práctica clínica diaria.

¿Cuáles son las causas de sonrisa gingival?

  • Erupción pasiva alterada. Se produce cuando no ha habido una posición final correcta de la encía y del hueso en relación a la unión del esmalte y el cemento de la raíz. Se detiene el crecimiento hacia arriba (erupción pasiva) de todos estos integrantes dentogingivales en la adolescencia, cuando lo normal es que esa erupción pasiva continúe a lo largo de la adolescencia, aunque de forma casi inapreciable, y que puede llegar a extenderse hasta los 20 años.
  • Dientes con encías y hueso con un biotipo grueso y fibroso.
  • Inflamación por una inadecuada higiene oral.
  • Respiración oral que produce sequedad de la boca y  crecimiento de la encía.
  • Toma de ciertos medicamentos, que como efecto secundario pueden producir agrandamiento y crecimiento de las encías, como son ciertos antihipertensivos (antagonistas del calcio), antiepilépticos (fenitoinas)  e inmunosupresores (como la ciclosporina).
  • Exceso de tamaño vertical del maxilar superior.
  • Labio corto.
  • Mala colocación de los dientes por una gran “sobremordida”.

¿Se puede solucionar?

dientes-cortos-2

Según explica el doctor Jaime Alcaraz, en las cinco primeras causas citadas sí pueden resolverse. Se hace una cirugía periodontal, llamada alargamiento de corona para que los dientes “tengan su tamaño natural estético, donde haya un predominio del esmalte sobre la encía y los resultados son inmediatos cuando el paciente sonríe justo después de la cirugía”.

En las tres últimas causas, con alteraciones esqueléticas o de maloclusión de los maxilares, un tratamiento periodontal quirúrgico como es el alargamiento de corona es insuficiente para solucionar el problema estético de la sonrisa gingival y se precisa de la ayuda de tratamientos multidisciplinares como la ortodoncia y la combinación de cirugía ortognática de los maxilares por parte de un especialista en Maxilofacial.

Compartir en Redes Sociales:

Responsabilidad social

Descarga el Informe

Localice su Clínica Dental BQDental Centers

Buscar clínica dental