Entrevista al doctor Fernando Loscos por sus 30 años de colegiado

¿Qué significa que el Colegio Oficial de Dentistas de Guipúzcoa le haya dado la insignia por 30 años de trabajo?

Es un reconocimiento a todos los colegiados que llevan todos estos años trabajando. El tiempo pasa volando y parece que empecé ayer. La verdad es que es un orgullo.

¿Qué le une a este Colegio profesional?

Fue mi primer trabajo en mi propia clínica, antes de empezar a trabajar en Zaragoza.

¿Qué recuerda de su paso por Guipúzcoa?

Sigo trabajando allí y lo mejor son las amistades que he ido haciendo y la buena relación con mis dos socios.

¿Qué destacaría de estos 30 años de trabajo, de su recorrido profesional?

El interés profesional en mejorar día a día que, de momento, lo sigo teniendo.

Y cómo ha cambiado la Odontología en este tiempo…

Ha cambiado en muchos aspectos pero quizás sea la revolución de las imágenes 3D y la informática la que está teniendo un impacto más fuerte.

La profesión ha tenido una evolución muy positiva, tanto en tecnología como en atención, pero echa algo de menos para llegar mejor a los pacientes.

Esto ha cambiado mucho y seguirá cambiando. Lo más importante es el trato personal y profesional que debe ser exquisito

¿En qué proyectos está trabajando ahora mismo?

En muchos, primero trato siempre de mantenerme a la vanguardia de todas las novedades y, por supuesto, asimilar e incorporar todas las novedades informáticas.

Como miembro de la junta directiva de BQDC, ¿qué destacaría de la asociación?

La innovación, la formación constante, unos centros de primer orden y el mejor trato posible al paciente.

Fotografía: El doctor Tomás Gastaminza, también socio de BQDC, entrega la insignia al doctor Fernando Loscos.